Modelo con exfoliante facial
Tendencias

Exfoliante facial, todo lo que debes saber

¿Cuántas veces habéis soñado con tener un cutis precioso, lleno de vida, radiante y sin imperfecciones?, estoy segura que en numerosas ocasiones, porque a todos nos ha pasado…

Pero, ¿qué pensáis si os digo que conseguirlo es tan sencillo que tan solo os llevará varios minutos al día?, seguro que no me creéis por el momento, pero al final del artículo os lo volveré a preguntar y seguro que obtengo otra respuesta 😉

En el artículo de hoy vamos a hablar sobre los exfoliantes faciales, ese producto que no suele resaltar tanto como otros pero que es tanto o más importante que los demás, así que ¡prestad atención a todo lo que os cuento!

Hablaremos sobre lo qué es un exfoliante y para qué sirve, además también os daré algunos consejos sobre como utilizarlo para sacar el máximo beneficio de todo lo que nos ofrece.

Lo único que os adelantaré es que, la limpieza del cutis es esencial, ya que es la única manera de que ésta se sienta libre y pueda funcionar de forma correcta, por lo tanto es aquí donde el exfoliante hace su aparición y adopta un papel fundamental.

  • Si queréis conocer cuáles son los mejores exfoliantes faciales del mercado, aquí os dejo una lista completa donde podréis encontrarlos y conocerlos un poco: Los mejores exfoliantes faciales.

La importancia de mantener una buena limpieza facial

Como ya sabréis la dermis es un órgano que tiene la función de protegernos, ahora bien, si ésta no se encuentra en condiciones óptimas no será capaz en ningún caso de realizar este trabajo, por lo tanto debemos ofrecerle unos cuidados básicos que la mantengan en un estado óptimo de salud.

Y en este sentido, el cuidado más básico que necesita es una limpieza diaria de la piel, donde utilicemos cosméticos preparados para eliminar el maquillaje que posiblemente hemos puesto en nuestro cutis, la suciedad que se acumula cada día en el rostro y por último dotarla de una buena hidratación que la haga sentir jugosa y nutrida.

Con este proceso cada día estaremos consiguiendo que la piel se vea saludable y bonita, ahora bien, si tan solo realizamos limpiezas superficiales llegará un momento en el que se haya acumulado muchas impurezas en las capas más profundas y en los poros del cutis.

Para remediar esto, lo ideal es utilizar una o dos veces a la semana un exfoliante facial, este cosmético se encargará de arrastrar todas esas partículas que están obstruyendo la piel y por lo tanto dejará el rostro más impoluto que nunca.

El error más común…

Solo con esto, podríamos conseguir que nuestro rostro diese un cambio crucial, como veis tener una dermis radiante nada tiene que ver con el uso excesivo de cosméticos, sino todo lo contrario, del momento en el cual retiramos todos esos cosméticos para dejar que nuestra piel respire.

Entonces, ¿es mala idea utilizar tratamientos cosméticos? NO, para nada, son necesarios para tratar la piel y aquellas imperfecciones que queramos mejorar.

Pero, ¿serán efectivos por sí solos?, pues tampoco, necesitarán ir acompañados siempre de una buena rutina de limpieza en la que no puede faltar nuestro querido exfoliante.

Mujer mirando con exfoliante facial

El exfoliante, ¿qué es y para qué sirve?

Cuando hablamos de un exfoliante nos referimos a un tipo de cosmético que se utiliza justo después del limpiador facial que cuenta con una textura de gel (normalmente, aunque el fabricante elegirá realmente este aspecto) y que normalmente contiene gránulos que al frotarlos con nuestra dermis, eliminarán toda la suciedad más profunda.

En cuanto a los granos, éstos pueden variar mucho de tamaño y consistencia, pero de manera general podemos diferenciar que sean gruesos o finos, los primeros serán mucho más recomendados para tratar las pieles más grasas, ya que en las más sensibles pueden causar irritaciones.

Mientras que los granos finos se recomiendan para las pieles delicadas o secas, por el mero hecho de que éstos no conseguirán incidir de forma satisfactoria en otras pieles más duras.

En este sentido es esencial que conozcamos de antemano nuestro tipo de piel y a partir de ahí salir a buscar el querido tratamiento más ideal para nosotros, si no hacemos una buena elección los resultados no serán lo que estamos esperando, así que ¡id paso a paso!

Nuestra piel se regenera cada noche de forma habitual, aunque también cuenta con una regeneración profunda que hace que la dermis una vez cada 28 o 30 días se sienta mucho más libre y bonita.

El exfoliante consigue exactamente lo mismo, ya que como hemos dicho la dermis se mantiene limpia durante toda la semana con unas rutinas diarias, hasta que llega el día de la semana que le toca el turno a nuestro querido cosmético estrella y profundiza de manera que acaba con las impurezas más adheridas.

Debido al nivel de impacto que causa en la piel (aunque no irritará ni dolerá en absoluto, si que deja a la dermis mucho más expuesta y debilitada en cuanto lo utilizamos) su uso solo se recomienda una o dos veces a la semana, aunque esto es muy relativo, ya que dependerá principalmente de nuestro tipo de piel y de las indicaciones del fabricante de cada cosmético.

¿Sabes cuales son todas las funciones del exfoliante?

Es cierto que siempre decimos que tiene una función principal y que ésta es limpiar el cutis a fondo, y aunque es completamente cierto, también hay que destacar que conseguirá otras muchas funciones además de esa que debemos conocer y tener muy presentes.

  • Lo primero que hará será eliminar del cutis todas las células muertas que se encuentran en la superficie de la piel, por lo que conseguirá dejar el cutis completamente impoluto.
  • Lo segundo que debemos destacar es que se encargará de desobstruir los poros de la cara, es decir, incidirá sobre ellos y eliminará todas aquellas partículas de suciedad que se han ido acumulando en su interior.
  • Lo tercero será encargarse de las impurezas que se encuentran en capas más profundas o simplemente aquellas que se adhieren a la dermis por pasar mucho tiempo en ellas.
  • Lo cuarto que conseguirá será oxigenar todas las células del rostro, conforme va exfoliando y haciendo fricción con la piel también irá mejorando la oxigenación de la misma.
  • Lo quinto será potenciar y mejorar la circulación sanguínea de la piel, del mismo modo que la función anterior, en el momento de frotar la dermis iremos activando la circulación del cutis.
  • Lo sexto es conseguir una cara mucho más iluminada y llena de vida, al eliminar todo aquello que le aportaba un aspecto apagado, lo que conseguimos es justo un rostro radiante.
  • Lo séptimo y último que podremos observar con el uso del exfoliante es, la reciente apariencia mucho más rejuvenecida de nuestro cutis.

Todo esto es lo que conseguiremos con el uso de este cosmético que como os decía al principio, es realmente esencial y ahora, después de haber conocido todas las funciones que es capaz de desempeñar, comprenderéis el por qué.

Mujer feliz con exfoliante facial

Recomendaciones a la hora de utilizar un exfoliante

Ya sabemos todo lo relacionado con este cosmético, sabemos en qué consiste y para qué sirve, por lo tanto podríamos empezar a utilizarlo ya, pero sin embargo he querido ir un poco más allá y compartir con todos vosotros algunos consejos que debemos tener en cuenta cuando nos dispongamos a utilizarlo.

Si ponemos en práctica estas recomendaciones, el uso de este producto estrella será más satisfactorio y los resultados por lo tanto serán mucho mejores, así que ¡prestad atención a los consejos, os van a servir de gran ayuda!

  • Antes de utilizar el exfoliante debemos humedecer el cutis

Cuando nuestra piel se encuentra seca y queremos utilizar este cosmético, puede que los gránulos se frenen o hagan más daño al tratarse de una fricción más agresiva.

En este caso si humedecemos la cara la loción podrá fluir mucho mejor y por lo tanto será un proceso más liviano y satisfactorio. Además evitaremos cualquier tipo de posibles irritaciones.

  • La exfoliación solo consiste en frotar durante dos o tres minutos

Muchas veces pensamos que cuanto más tiempo estemos frotando mejores resultados vamos a conseguir, sin embargo esto no es así, sino que resulta ser todo lo contrario.

Si el fabricante señala un determinado tiempo de uso debemos cumplirlo, ya que de la otra manera podríamos dañar la dermis y causar problemas en la salud de ésta.

A la hora de exfoliar no se recomienda estar más de 2 o 3 minutos masajeando y frotando el cutis, ya que este tiempo es más que suficiente para conseguir unos resultados óptimos.

  • Una exfoliación correcta tiene una frecuencia de 1 o 2 veces a la semana

Debemos tener claro que esta loción no es un cosmético de uso diario como puede serlo un limpiador, un desmaquillante o un tónico, sino que este podríamos decir que es de uso semanal.

Los expertos recomiendan que se utilice solamente de una a dos veces a la semana, ya que resultar ser un producto que trata a la dermis de forma profunda y si nos excedemos con esta función podríamos causar daños en el cutis.

Ahora bien, es cierto que este punto irá dependiendo a veces del tipo de loción que tengamos enfrente, hay algunos que los propios fabricantes recomiendan utilizarlo todos los días por su extrema delicadeza con la piel y su impacto no tan fuerte en ella, pero esto será así siempre y cuando nos lo indique el producto.

Además también es cierto que cada piel es diferente y por lo tanto la frecuencia de una dermis grasa no será la misma que la de una piel extremadamente delicada.

  • La hidratación después de exfoliar es fundamental

La hidratación es un paso que nunca nos debemos de saltar utilicemos o no un exfoliante, esto debemos tenerlo claro, ya que será la encargada de aportarle a la dermis ese estado de jugosidad y nutrición.

Pero cuando utilizamos uno de estos productos de limpieza profunda es aún más imprescindible que no nos olvidemos de nuestra querida hidratante, ya que este proceso será mucho más fuerte para la piel y siempre queda más expuesta a los diferentes factores externos, por lo tanto debemos dejarla hidratada para así calmar también las posibles irritaciones que hayamos podido sufrir.

  • Es muy importante que el exfoliante que sea adecuado para nuestra piel

Ya sabéis que tipos de pieles podemos encontrar más de uno y que no todo el mundo tiene las mismas necesidades, lo que para alguien debe ser prioritario para otra personas puede ser contraproducente, por lo tanto lo primero que debemos hacer antes de comenzar a utilizar cualquier cosmético es conocer al cien por cien nuestra piel, cómo actúa y qué necesita.

Cuando tengamos esto claro, será el momento ideal para elegir un exfoliante y disfrutar de lo que nos ofrece, solo así podremos conseguir unos resultados realmente buenos, ya que obtendremos justo el cuidado que necesitamos.

Como os he dicho antes, de nuestro tipo de piel depende la frecuencia de uso de este cosmético, así que ¡ponte manos a la obra a conocer todo lo necesario sobre tu dermis!

Modelo con manos en la cara exfoliante facial

Con toda esta información seguro que no os queda ni una sola duda sobre este cosmético, ya sabéis lo más importante para comenzar a utilizarlo cuando queráis. Como habéis podido comprobar las propiedades de este producto son realmente increíbles y muy necesarias para que nuestra piel funcione correctamente.

Dicho esto, espero que nunca os falte en vuestro neceser un buen exfoliante que os ayude a cuidar de vuestro rostro y os ofrezca un aspecto de lo más saludable y radiante, ¡corre a elegir el tuyo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *