5 trucos naturales para tener unos dientes más blancos

¿Te gustaría tener los dientes más blancos? En este artículo te contamos cinco trucos naturales con los que puedes conseguir unos dientes más blancos y así, de esta forma tan sencilla, podrás conseguir una imagen más cuidada y una sonrisa más bonita, lo que puede favorecer una mayor confianza en sí misma. La decoloración de […]

¿Te gustaría tener los dientes más blancos? En este artículo te contamos cinco trucos naturales con los que puedes conseguir unos dientes más blancos y así, de esta forma tan sencilla, podrás conseguir una imagen más cuidada y una sonrisa más bonita, lo que puede favorecer una mayor confianza en sí misma.

La decoloración de los dientes no siempre está relacionada con una mala higiene bucal, si no que puede estar dañado el esmalte de los mismos por el paso de los años -adquiriendo un tono amarillo- o por el consumo de algunos alimentos que pueden teñirlos.

Ante esta decoloración se han ido creando multitud de tratamientos para poder paliar los efectos y conseguir blanquear los dientes. Podéis optar por blanqueamientos dentales llevados a cabo por los dentistas, pastas de dientes con efecto blanqueante, y hoy os proponemos algunas ideas interesantes que están basadas en propuestas naturales.

Fresas para unos dientes más blancos

¿Sabías que las fresas pueden ser una de las opciones para mejorar la coloración de tus dientes? Las fresas destacan por contener ácido málico y vitamina C, la combinación de los mismos os ayudará a quitar las manchas de los dientes (el ácido) y también os ayudará a proteger la placa dental de forma natural (la vitamina C).

Una de las propuestas para poder utilizarlo sobre vuestros dientes es machacando las fresas y utilizándolas como si fuese una crema dental. La propuesta de esta pasta sería utilizarla dos veces a la semana.

Hilo Dental

A pesar de que el hilo dental pasa desapercibido en multitud de ocasiones, este es fundamental para la higiene bucal puesto que el cepillado de dientes nunca es suficiente. Sin embargo, con el hilo dental lo que se puede conseguir es potenciar la limpieza del cepillado y acceder a zonas de difícil acceso (como puede ser en el caso de dientes muy juntos o montados unos sobre otros, la limpieza bajo las encías, etc.) consiguiendo que los dientes estén más limpios.

Ahora bien ¿Sabes cómo sacarle el máximo rendimiento a tu hilo dental? Te contamos paso a paso cómo utilizarlo y mejorar tu higiene:

  • Lo primero va a ser cortar un trozo de hilo dental de unos 45 cms. Enrolla la mayor parte del hilo dental sobre el dedo anular y deja unos 3 cm de hilo, o algo más, para que puedas manejarte bien entre los dientes.
  • Esos 3 cm de hilo los vas a tener que sostener entre el dedo pulgar y el índice, manteniéndolo tirante para poder introducirlo entre los dientes, deslizarlo suavemente desde arriba hacia abajo para poder limpiar el espacio interdental.
  • A continuación será el momento de limpiar las encías con el hilo dental. Para poder hacerlo sólo habrá que enrollar el hilo alrededor del diente y bajarlo hasta la zona de la encía. Tienes que hacerlo con suavidad para no dañar el tejido gingival.
  • Con la misma suavidad con la que has introducido el hilo, retíralo poco a poco.
  • Para saber que tienes los dientes perfectamente limpios verás que el hilo te sale limpio.

Si alguno de los pasos os ha generado alguna duda, en este vídeo explicativo podréis ver el paso a paso para hacerlo en casa:

Bicarbonato y limón

El uso del bicarbonato y el limón es uno de los remedios naturales más utilizados para blanquear los dientes. La combinación de estos dos ingredientes, el bicarbonato con el ácido cítrico que contiene el limón es una de las formas más sencillas para eliminar el color amarillo de los dientes, de esta manera podemos destacar su efecto blanqueador.

¿Sabías que por separado también son utilizados como blanqueadores naturales?

Un aspecto fundamental y que debéis de tener muy en cuenta es que no se pueden usar excesivamente estos dos ingredientes. El bicarbonato es abrasivo, por lo que un uso indebido puede dañar el esmalte de vuestros dientes.

Para poder aplicarlo tenéis que mezclar un poco de zumo de limón con una pequeña cantidad de bicarbonato. Después lo mezclas y lo aplicas directamente sobre los dientes. La recomendación es no aplicarlo más de una vez a la semana.

Verduras y Frutas

¿Alguna vez has escuchado que hay frutas y verduras que son sanas para la salud de los dientes? No es ningún mito, la realidad es que hay comer algunas frutas y verduras os pueden ayudar a cuidar y mejorar vuestro esmalte dental de forma completamente natural. Por ejemplo, algunas de las más famosas es comerse una manzana a dentadas, con la piel bien lavada. Otras piezas son las zanahorias y el apio, las cuales se pueden comer con frecuencia.

Para disfrutar de los beneficios de estas verduras y frutas lo único que tienes que hacer es comerlas en crudo y de forma natural. A su vez, masticando estas verduras os ayudará a eliminar los restos de comida que puedan haber quedado entre los dientes, eliminando de esta forma la placa bacteriana y teniendo un aspecto más sano.

Aceite como enjuague bucal

¿Sabías que hay quien utiliza el aceite como un enjuague bucal o un colutorio? En muchas culturas se ha utilizado como enjuague bucal desde hace muchísimas generaciones, lo que os puede resultar una opción interesante.

Para utilizarlo sólo tienes que coger una cucharada de aceite (dicen que es apto todo tipo de aceite), introducirla en la boca y hacer una serie de movimientos bucales para que se distribuya por todos los dientes. Después lo dejas actuar durante unos 15 o 20 minutos.

Una vez que haya pasado ese tiempo sólo tienes que escupir y enjuagar la boca con agua.

Consejos para unos dientes más blancos

A continuación os contamos algunos consejos para tener unos dientes más blancos, tanto para blanquearlos como para mantenerlos:

Cuándo debemos limpiar nuestros dientes

Uno de los errores que se cometen con mayor frecuencia a la hora de limpiar los dientes es comer y lavarse los dientes al momento, sin dejar casi un espacio entre una cosa y otra. Curiosamente, muchas personas afirman que esta práctica es un error.

Se recomienda esperar una hora tras comer para cepillarse los dientes, ya que el esmalte de los dientes se encuentra blando tras la comida o la ingesta de bebida, por lo que a la hora de cepillarlos puede dañarse. Dicen que si te esperas una hora habrán recuperado la dureza habitual de los dientes.

Alimentos que ayudan a tener los dientes más blancos

Hay alimentos con alto contenido en fibra que pueden ser fantásticos para mantener unos dientes blancos, ya que puede prevenir que adquieran manchas o que aparezcan los dientes amarillos.

Algunos de estos alimentos son: zanahorias, espinacas, apio, peras, manzanas, limón, naranja, pepinos, judías verdes, coliflor.

5 trucos naturales para tener unos dientes más blancos
4.80 / 5
4.80 - 8 Votos

También te puede interesar