Embarazo

¿Se puede tomar café en el embarazo?

Tanto si te encuentras embarazada y es la primera vez que lo estás, como si estás gestando un bebé y es tu segundo o tercer embarazo, es bastante probable que aún hoy tengas dudas relacionadas con los alimentos o bebidas que puedes consumir con absoluta seguridad. Incluso bebidas comunes que anteriormente consumías con normalidad antes de la gestación.

Un buen ejemplo de ello es el café, una de las bebidas más consumidas del mundo, por detrás del agua. Se trata, como probablemente sabrás, de una bebida con cualidades estimulantes, la cual se obtiene a partir de la infusión de los granos tostados y molidos de los diferentes frutos que se obtienen del cafeto (es decir, de la planta del café).

Es una bebida que aporta interesantes cualidades, no solo a la hora de mejorar el rendimiento físico y ayudarnos positivamente a la hora de mejorar nuestro estado de ánimo, sino que se convierte en un aliado contra la depresión y reduce el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, como es el caso del cáncer de mama o de colon.

Sin embargo, desde hace bastante tiempo existe cierta controversia en relación a si el consumo de café -y más concretamente, de cafeína- puede suponer un riesgo para la salud de la embarazada o el bebé. Todo ello es debido a la publicación de distintos estudios científicos con conclusiones contradictorias.

Y es que mientras unos indican que es seguro tomar café durante la gestación (sin excederse de los dos cafés al día), otros aseguran que en absoluto es aconsejable (incluso aunque fuera una sola taza diaria). Por tanto, es normal que nos surjan dudas, y que tendamos a preguntarnos… ¿es realmente seguro tomar café en el embarazo?.

Tomar café en el embarazo puede no ser tan recomendable…

Tomar café en el embarazo

Se sabe que la cafeína, un alcaloide presente en el café y en otras bebidas, puede atravesar la placenta fácilmente, influenciando de forma no tan positiva en el desarrollo y crecimiento de las diferentes células del feto. Por ejemplo, puede ocasionar que el bebé nazca con algún tipo de anormalidad al alterar tanto el flujo de la sangre como el oxígeno.

A la vez que durante el embarazo su organismo tarda hasta 18 horas en eliminar los efectos de la cafeína, mientras que el cuerpo de una persona no embarazada es capaz de hacerlo entre cuatro a seis horas.

Esto significa que, durante todo este periodo de tiempo, su organismo permanece en un constante estado de alerta.

Por otro lado, la cafeína estimula la liberación de ácido en el estómago. Cuando la persona no embarazada esto puede ofrecer interesantes beneficios, ya que se convierte en una sustancia con cualidades digestivas. Sin embargo, durante la gestación, esto puede ocasionar incómodas molestias estomacales.

…Pero todo depende de la cantidad

Una revisión llevada a cabo por el Colegio de Obstetras y Ginecólogos de Estados Unidos demostró que es seguro consumir una taza de café al día durante el embarazo, tras analizar distintos estudios científicos realizados.

De esta forma, un consumo moderado de cafeína no superior de 200 miligramos no es peligroso ni para la embarazada ni para el feto. Es más, no existen pruebas que relacionen este consumo con un riesgo mayor de aborto o partos antes de término.

Pero si esta cantidad aumenta, y se sobrepasa, sí podría aumentar el riesgo de complicaciones en el embarazo, entre las que se encuentra el riesgo de sufrir un aborto espontáneo. Por ejemplo, como manifiesta el pediatra Edmund Hey, el aborto temprano involuntario suele ser más común en mujeres que beben cantidades sustanciales de café, sobre todo al comienzo de la gestación.

No obstante, un estudio reciente publicado en el ‘British Medical Journal’ y llevado a cabo por el Instituto de Salud Pública de Noruega detectó cierto riesgo ligado al consumo de cafeína durante la gestación y un aumento del sobrepeso durante la infancia, relacionando incluso un consumo normalmente aceptado hoy en día de cafeína con el aumento de la probabilidad de que los hijos puedan sufrir de sobrepeso con apenas tres años de edad.

Cafeína y embarazo

¿Dónde encontramos cafeína?

Recuerda que no solo encontramos cafeína en una taza de café. También lo encontramos en otras bebidas y alimentos, como te indicamos en el apartado siguiente:

  • Cola y otras bebidas energéticas: De 12 a 60 mg por cada 300 ml de lata.
  • Té helado: De 15 a 25 mg por cada 300 ml.
  • Té preparado: De 20 a 50 mg por taza.
  • Té mate: De 30 a 60 mg por taza.
  • Café descafeinado: De 4 a 8 mg por taza.
  • Café instantáneo: De 40 a 140 mg por taza.
  • Chocolate: De 5 a 35 mg por cada 50 gr.

Como vemos, siempre y cuando el consumo de cafeína -y no solo de café- sea excesivo y no supere las dos tazas al día no habrá problemas.

Bebidas para sustituir el café durante el embarazo

Ya hemos visto que por tomar una taza de café al día, o de hecho si no superas los 200 miligramos de café diarios no te va a pasar nada, pero tenemos algunas alternativas al café, que te van a servir para comenzar el día con energía o para despertarte, sin la necesidad de tener que tomar cafeína. Son estas:

Achicoria

Si bien una buena alternativa al café puede ser tomarlo descafeinado ya que de este modo puedes tomar cafeína de una forma segura, otra de las opciones que os podemos recomendar es que pruebes la achicoria que no es otra cosa que escarola. Pero ¿cómo? ¿voy a beber escarola? En realidad, en el mercado podemos encontrar café de achicoria, un tipo de bebida que siempre ha sido popular en tiempos de guerra, cuando los granos de café escasean ya que su sabor es similar al café. La ventaja es que el ingrediente clave, la achicoria, es un prebiótico que alimenta las bacterias buenas en el intestino.

Se puede tomar cafe el embarazo te de hierbas

Tés de hierbas (aunque con cuidado)

Debemos tener cuidado con los tés de hierbas aunque sean también una alternativa al café durante el embarazo. Algunos tienen efectos de contracción uterina y otras cosas que no desea que ocurran durante el embarazo. Los que se deben evitar incluyen: guaraná, aloe vera, bayas de enebro, poleo, corteza de espino cerval, o el de consuelda.

En cambio los que sí que se pueden tomar son el té de jengibre o el té de menta que ayudan a reducir las náuseas o también, el té de ortiga que contiene altos niveles de hierro, magnesio y calcio.

Té de hojas sueltas

Aunque contenga teína, el té de hojas es también una opción más saludable que el café, aunque tampoco se debe abusar durante el embarazo. Compra té de hojas sueltas en las que el nivel de cafeína es menor. Tómate el tiempo para hervir las hojas durante 30 segundos con agua hervida y verter antes de su verdadera preparación. Gran parte de la cafeína se eliminará en esa primera descarga y el té todavía conservará mucho sabor.

Rooibos

El rooibos es un té libre de cafeína para todo el día. Es perfectamente seguro, rico en vitamina C y antioxidantes y agradable de tomar. A diferencia de otras hierbas, resistirá un poco de leche y miel si necesitas «enriquecer» tu té de la mañana.

Artículos de interés:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *