Salmonelosis y embarazo: consejos para evitar la infección

La salmonela, cuya infección es conocida técnicamente con el nombre de salmonelosis, es una bacteria que causa un tipo de intoxicación alimentaria bastante desagradable y molesta, que si se contraer en el embarazo, puede tener efectos graves, incluso potencialmente mortales. Afortunadamente, el riesgo de contraer salmonela es en gran parte evitable. Incluso si te enfermas de salmonelosis […]

La salmonela, cuya infección es conocida técnicamente con el nombre de salmonelosis, es una bacteria que causa un tipo de intoxicación alimentaria bastante desagradable y molesta, que si se contraer en el embarazo, puede tener efectos graves, incluso potencialmente mortales.

La salmonela en el embarazo

Afortunadamente, el riesgo de contraer salmonela es en gran parte evitable. Incluso si te enfermas de salmonelosis durante el embarazo, es poco probable que el bebé esté en peligro, especialmente si se sigue rápidamente el tratamiento médico más adecuado.

¿Cuáles son los síntomas de la salmonelosis?

Lo cierto es que, en realidad, los síntomas que ocasiona la salmonelosis no tienden a ser diferentes si la infección se contrae en el embarazo. Es decir, no importa si estás o no embarazada, los síntomas seguirán siendo igualmente desagradables. Los más comunes incluyen:

  • Dolor abdominal.
  • Náuseas, mareos y vómitos.
  • Diarrea.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Deshidratación.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolores musculares.
  • Presencia de sangre en las heces.

¿De qué forma se puede contraer la salmonela?

Es más probable que te expongas a la salmonela tras haber comido alimentos poco cocinados que pueden contener la bacteria, como es el caso de carne o pescado, huevos y aves. También productos lácteos que no han sido debidamente pasteurizados.

También es posible contagiarte al tocar animales que estén infectados, incluidos reptiles (lagartijas, tortugas y serpientes) que pueden transportar las bacterias fácilmente en su piel, y animales de ganado como pollos, gansos y patos.

Es decir, puedes contraer salmonelosis al entrar en contacto con un animal infectado o consumir alimentos o bebidas infectados.

Contagio de la salmonela en el embarazo

Cuáles son los alimentos con más riesgo

  • Carne cruda de ave, res, pescado y marisco. Durante el proceso de matanza es posible que las heces contaminadas puedan introducirse en la carne. Además, los pescados y mariscos pueden estar contaminados si se obtienen a partir de agua que ya está contaminada.
  • Frutas y vegetales. Algunos productos agrícolas frescos tratados en el campo o lavados tras su recogida con agua contaminada con salmonela. Pero la contaminación también puede producirse en la cocina al cocinar los alimentos, especialmente con la contaminación cruzada: si por ejemplo los jugos de la carne cruda entra en contacto con otros alimentos sin cocinar, como por ejemplo podría ser el caso de las ensaladas.
  • Huevos crudos. Algunas gallinas pueden producir huevos que contienen salmonela, aún cuando incluso la cáscara del huevo (que puede convertirse en la barrera ideal contra la contaminación) aún no se ha formado. Durante el embarazo, por tanto, se deben evitar determinadas preparaciones caseras en las que se utiliza huevo crudo, como por ejemplo la mayonesa, la salsa holandesa o el tiramisú.
  • Otros alimentos. Como la leche no pasteurizada, así como productos lácteos y zumos que contengan leche no pasteurizada.

¿Es peligrosa en el embarazo?

Según los expertos, especialmente en comparación con la listeria, los riesgos de la salmonela para las madres embarazadas son mínimos.

No obstante, en algunos casos las futuras mamás pueden enfermarse realmente, y la infección introducirse en el torrente sanguíneo, lo que puede causar sepsis, una infección sanguínea que amenaza la vida.

A pesar de ello, y aunque en la mayoría de las ocasiones la salmonelosis tienda a no causar problemas graves, es cierto que lo mejor es evitar la infección, reduciendo por tanto los riesgos y teniendo especialmente cuidado en la cocina (y al comer tanto dentro como fuera de casa).

Por ejemplo, se han reportado casos de abortos espontáneos y partos prematuros como resultado de la enfermedad, aunque es cierto que suelen ser extremadamente raros.

Salmonelosis

Cómo evitar el contagio de salmonela en el embarazo

Teniendo en cuenta cuáles son las principales causas de la infección, es evidente que es ciertamente sencillo tomar las precauciones necesarias para evitar contraer la salmonelosis. Las pautas básicas son:

  • Mantén una manipulación correcta y segura de los alimentos. Como te hemos comentado, lava bien los alimentos antes de comerlos (si por ejemplo son preparaciones en crudo, como las ensaladas), y evita alimentos de riesgo en el embarazo como las carnes crudas tipo carpaccio, o mal cocinadas. Evita también la contaminación cruzada mientras cocinas.
  • Cocina bien los alimentos. Las bacterias, en caso de existir, se eliminan bien cocinado los alimentos de forma completa, y a la temperatura recomendada. Por tanto, evita siempre comer alimentos que estén mal cocinados, algo que puede ocurrir habitualmente con la carne.
  • Lávate las manos con frecuencia. Tanto mientras cocinas como si no, es importantísimo lavarte con frecuencia las manos, no solo para evitar la salmonelosis, sino en definitiva cualquier otro tipo de infección. Esto es aún más importante si entras en contacto con alimentos crudos o con animales.

En caso de surgir síntomas relacionados con la salmonelosis o con cualquier otra enfermedad infecciosa, es necesario acudir rápidamente al médico y buscar atención médica inmediata.

Salmonelosis y embarazo: consejos para evitar la infección
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar