Consumo de alcohol y posibilidades de concepción
Embarazo

Qué habitos influyen negativamente en las posibilidades de concebir

Solemos pensar que conseguir el embarazo es relativamente fácil. Y posiblemente así lo sea para algunas parejas. Es bastante probable que tengas alguna amiga o familiar que, después de dejar la píldora anticonceptiva o inmediatamente después de comenzar a intentarlo, se quedara embarazada apenas 30 o 45 días después.

Hábitos negativos para conseguir el embarazo

Pero, de acuerdo a las estadísticas -y las probabilidades-, en realidad no es tan sencillo. Se estima que únicamente un tercio de las parejas sanas (esto es, que no tengan ningún tipo de problema de fertilidad) concebirán en el primer mes de intento. Además, más de la mitad de las mujeres tienden a quedarse embarazadas en un plazo de 6 meses aproximadamente.

No obstante, incluso si tienes menos de 35 años de edad, y ambos os encontráis en buen estado de salud, se considera perfectamente natural que puedas tardar hasta un año en conseguir el embarazo.

Se cree que una de cada dos parejas pueden estar intentando conseguir el embarazo en el momento equivocado. Y es que uno de los factores comunes para la tardanza es el seguir una mala planificación de las relaciones sexuales, especialmente porque desconocen cuáles son los días más fértiles.

En cualquier caso, aunque se tenga una buena salud y no existen problemas de fertilidad en ningún miembro de la pareja, mantener determinados hábitos puede influir positiva o negativamente, lo que puede influir en que la concepción se produzca antes de tiempo, o incluso más tarde.

Qué hábitos influyen negativamente en las posibilidades de concepción

1. Un consumo excesivo de cafeína

Si bien es probable que una taza de café o de té no dañe la fertilidad, varias tazas al día sí puede ser contraproducente.

Consumo de cafeína y embarazo

Por ejemplo, algunos estudios científicos han encontrado que consumir una cantidad mayor de 300 mg de cafeína por día puede reducir ligeramente la fertilidad, además de aumentar el riesgo de sufrir un aborto involuntario.

Aunque te pueda parecer una cantidad excesiva de cafeína, lo cierto es que bastará con tomar dos tazas de café elaborado con cafetera por goteo para alcanzarla.

2. Malos hábitos de sueño

Algunos estudios científicos han encontrado una conexión entre malos hábitos de sueño y la existencia de períodos irregulares en la mujer. Y, efectivamente, tener un período irregular puede ser un síntoma de infertilidad.

Además, malos hábitos de sueño está asociado a un riesgo mayor de aborto involuntario, y problemas de peso (tanto en la mujer como en el hombre).

Por tanto, la clave está en intentar dormir más y mejor. Las terapias que tratan de relajar el cuerpo y la mente pueden ser una solución perfecta si el estrés o la ansiedad son la causa a tus problemas de sueño. Y es que la reducción del estrés te podría ayudar a dormir mejor.

También puede ser útil tratar de eliminar la televisión del cuarto, o si te acuestas tarde por ver tu programa favorito, tratar de grabarlo y verlo luego a una hora más temprana.

3. Practicar ejercicio físico de forma intensa

No hay duda que practicar ejercicio físico es muy bueno para la salud; pero para que realmente sea positivo para nuestro cuerpo, es imprescindible que éste no sea intenso, especialmente si estás tratando de quedarte embarazada.

El motivo es que hacer mucho ejercicio, y hacerlo además de forma muy intensa, puede dañar la fertilidad. Por las prácticas de entrenamiento extremo, tanto las mujeres como los hombres pueden ver disminuida su fertilidad.

En este sentido, se puede considerar que te estás excediendo si practicas más de una hora de ejercicio intenso al día, o más de siete horas a la semana.

4. Comer en exceso (y la comida basura en general)

Comer excesivamente, especialmente si se trata de comida basura o chatarra, es contraproducente no solo para tu salud en general, sino también para la fertilidad, ya que puede ocasionar problemas con el peso. Y, como probablemente sepas, los problemas de peso causan igualmente problemas de fertilidad. Al igual que el consumo de alcohol.

Consumo de alcohol y posibilidades de concepción

Además, comer mucha comida basura se traduce en un aumento de los niveles de azúcar en la sangre. Se cree que la insulina y la fertilidad están conectadas, por lo que no es en absoluto bueno para la salud.

5. Intentar conseguir el embarazo muy tarde

Cada vez es mayor el número de mujeres que quieren tener hijos demasiado tarde. Se sabe que la fertilidad de la mujer comienza a disminuir a partir de los 27 años de edad. Mientras que, en los hombres, esto suele ocurrir después de los 40.

Por este motivo, se considera que si una mujer tiene 35 años o más, no espere más allá de los 6 meses si aún no ha conseguido el embarazo, siendo aconsejable hablar con el médico después de este período de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *