Cómo hacer una mascarilla facial casera paso a paso

Hay muchas recetas de mascarillas faciales caseras y tengo que confesaros que yo soy una auténtica fan de ellas. Me gusta utilizarlas siempre que puedo porque, primero son más económicas que las que puedo comprar y, segundo, mi piel nota cuando se trata de ingredientes naturales. Por eso, hoy os quiero compartir mi receta favorita de mascarilla casera y también otras que he probado y que me han funcionado muy bien, según lo que necesita mi rostro en cada momento.

Mascarilla facial casera con limón y aloe vera

Exacto, esos son los ingredientes que necesitas para hacer esta receta: zumo de limón y aloe vera. Se que no todas tenéis una planta de aloe vera en casa pero es que, de hecho, esta es mi primera recomendación. El aloe vera es un gran remedio natural para cuida nuestra piel y su cuidado como planta es muy fácil. Además de que dará mucha alegría a nuestro hogar. Yo utilizo sus hojas incluso para hacer mis propias cremas caseras tanto para la cara como crema corporal y os aseguro que vais a notar la diferencia. Es muy hidratante y deja un frescor súper agradable.

En cuanto al zumo de limón, como soy muy práctica y no me gusta estar manchando mucho la cocina, y al utilizarlo también mucho para las cremas faciales caseras, me gusta comprarlo ya preparado. En Mercadona podéis comprar el zumo de limón de natural y es lo mismo que si exprimimos un limón.

Antes de aplicar tu mascarilla facial, asegúrate de que tu piel esté bien limpia, así que haz tu rutina de limpieza facial habitual y después puedes utilizar un exfoliante para hacer la limpieza en profundidad (si quieres saber qué exfoliante utilizo yo, te lo conté en Cómo hacer un exfoliante casero paso a paso). A continuación, ya podremos aplicar nuestra mascarilla muy hidratante.

Lo primero que tenemos que hacer para comenzar con la mascarilla facial es abrir una hoja de aloe vera y sacarte todo ese gel que contiene. Después colocamos este gel en un bol y lo mezclamos con un poquito de zumo de limón. Tampoco hay que pasarse con el limón porque, aunque es muy bueno para la piel, puedes escocer un poquito. La mascarilla resultante de esta mezcla la aplicamos en círculos por todo el rostro y lo dejamos actuar durante unos 15-20 minutos.

Esta mascarilla casera es perfecta para el día porque tanto el limón como el aloe vera nos aportan mucho frescor al rostro por lo que nos ayuda a despejarnos y activar nuestra piel. Yo suelo utilizar esta mascarilla los domingos por la mañana, que es el momento que he elegido para dedicarlo a self-care. Así me despeja y hace que mi rostro se recupere de la noche del sábado. Durante los minutos que tengo que dejar aplicando la mascarilla suelo hacer dos cosas: ponerme unas rodaja de pepino en los ojos y tomarme un baño relajante con mis bombas de baño caseras o hacerme un té y disfrutar de la serie que esté viendo en ese momento.

Después de estos 20 minutillos, nos lavamos el rostro con agua fría y terminamos aplicando nuestra crema hidratante de día y nuestro contorno de ojos. Os aseguro que el resultado os va a encantar.

Aunque esta es mi mascarilla facial casera favorita, también tengo otras mascarillas faciales caseras que he probado y que utilizo cuando mi rostro requiere de otros cuidados. Aquí os dejo las que mejor resultado me han dado.

Mascarilla facial casera de huevo

Cuando he tenido una semana muy ajetreada y he tenido que acudir a eventos o he tenido muchas reuniones significa que he estado maquillándome casi a diario y que mi piel necesita una limpieza profunda.

Para hacer esta limpieza facial, además de mis productos habituales de mi rutina de mañana (os conté cómo era mi rutina de día y de noche en este artículo), aplico una mascarilla de huevo. Lo único que hago es poner en un bowl la cara de un huevo y, con un brocha que tengo reservada para las mascarillas, lo aplico por todo el rostro. De nuevo, dejo actuar por unos 20 minutos y retiro con agua fría.

El huevo ayuda a limpiar nuestros poros en profundidad y me parece una mascarilla perfecta para después de utilizar mis bandas de puntos negros. Así nos aseguramos de que, toda la suciedad que se haya extraído de los poros, queda retirada del rostro.

Y si queréis ver cómo me hago una limpieza facial en casa, barata y fácil, os lo conté en este otro post: Limpieza de cutis paso a paso

Mascarilla facial de miel y yogur

Mi piel es extramadamente sensible, de hecho, en algún post os he hablando de mi dermatitis y mis rojeces. Por eso, cuando llega el verano necesito un plus de hidratación en el rostro. Por eso, los domingos de verano cambio mi mascarilla favorita por esta de miel y yogur.

Solo tenemos que mezclar en un recipiente el yogur natural con un poco de miel y aplicarlo en círculos por toda la cara. Tanto el yogur como la miel tienen unas propiedades hidratantes increíbles y la piel lo agradece muchísimo. Después, como siempre, aclaramos con agua fría y se os quedará una piel con tacto de terciopelo.

Cómo hacer una mascarilla facial casera paso a paso
5.00 / 5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar