Infusiones adecuadas para embarazadas

Tanto las infusiones como los tés pueden ser bebidas saludables llenas de interesantes cualidades. Por ejemplo, el té contiene polifenoles, que son unos compuestos sumamente interesantes capaces de proteger nuestro corazón. También aporta antioxidantes, que pueden reducir el riesgo de cáncer, además de otros nutrientes útiles para estimular el sistema inmunológico. Una taza de un buen […]

Tanto las infusiones como los tés pueden ser bebidas saludables llenas de interesantes cualidades. Por ejemplo, el té contiene polifenoles, que son unos compuestos sumamente interesantes capaces de proteger nuestro corazón. También aporta antioxidantes, que pueden reducir el riesgo de cáncer, además de otros nutrientes útiles para estimular el sistema inmunológico.

Infusiones seguras en la gestación

Una taza de un buen té, o una infusión, puede convertirse en un remedio reconfortante capaz de aliviar el malestar que muchas embarazadas suelen sentir por las mañanas, especialmente si sufren las típicas náuseas matutinas.

Incluso algunas infusiones, como es el caso de la infusión de canela, podrían ayudar a la hora de hacer que el trabajo de parto sea más corto, como ocurriría con el té de hoja de frambuesas. Esta bebida parece ser capaz de tonificar el músculo del útero, ayudando a que las contracciones sean más eficientes.

Pero mientras que muchas infusiones son seguras, otras pueden no serlo tanto, llegando a ser incluso potencialmente peligrosos no solo para la futura mamá, sino para el bebé, por lo que deben evitarse.

¿Cuáles son las mejores infusiones para el embarazo?

Muchos tés de hierbas o infusiones pueden ayudar de manera positiva a la hora de hidratar el cuerpo, especialmente cuando a la embarazada no le apetece beber agua pura. De hecho, algunas infusiones pueden también proporcionar nutrientes importantes para el embarazo, como podría ser el caso del calcio, hierro y magnesio.

El té rooibos, por ejemplo, es una opción excelente con interesantes propiedades antioxidantes, adecuado durante el embarazo siempre y cuando no se consuma en cantidades excesivas (aunque, aún así, no se han encontrado efectos secundarios asociados). Es una bebida natural sin cafeína, por lo que está completamente libre de compuestos estimulantes.

Otras infusiones, como es el caso del té de jengibre o la infusión de menta pueden ayudar de manera interesante a la hora de aliviar las náuseas matutinas, por lo que tomarse una taza de alguna de estas bebidas naturales antes de levantarte de la cama por las mañanas podrían ayudar a reducir el malestar asociado a las mismas.

El té de manzanilla puede ser muy interesante cuando la embarazada sufre los típicos nervios tan propios de la gestación, y también si padece de insomnio, ya que puede ayudar a calmar la ansiedad y la tensión nerviosa.

Por otro lado, algunas embarazadas consumen el té de hoja de ortiga por su aporte nutritivo (es rica en vitaminas A, C, K y minerales como el hierro o el potasio), pero que a pesar de sus cualidades no debe ser consumida en exceso, especialmente en el primer trimestre de embarazo, ya que ejerce un efecto estimulante en el útero. Lo mejor es optar por hojas secas de ortigas para su elaboración, y consumirla sobre todo en el segundo o tercer trimestre.

Las mejores infusiones durante el embarazo

A la hora de hablar de los tés propiamente dichos, aunque se asume que tiene grandes beneficios para la salud debido a su riqueza en antioxidantes, también contienen cafeína, que a menudo se recomienda tanto a las embarazadas como a quienes amamantan a su bebé que la reduzcan o eliminen por completo.

Se estima que la taza promedio de cualquier variedad de té aporta entre 40 a 50 miligramos de cafeína. Y si optas por un té desteinado, aún así contendría un poco de cafeína: alrededor de 4 miligramos por taza.

Se sabe que la cafeína cruza la placenta y llega al bebé, aún en desarrollo. El bebé no es capaz de metabolizar la cafeína de la misma manera que lo hace un adulto, mientras que su consumo durante la lactancia podría contribuir a los trastornos del sueño infantil.

Por todo ello, existe cierta controversia sobre cuánta cantidad de cafeína es segura, o si sin embargo debería ser evitada por completo. Se traduciría en algo muy sencillo: mientras menos cafeína se consuma mejor será para el bebé durante el embarazo o la lactancia.

Si tienes dudas sobre si la infusión que te estás tomando actualmente (o que te tomabas antes de quedarte embarazada) puede ser o no segura en la gestación, te recomendamos consultar a tu médico. Esto te ayudará a la hora de tomar la decisión sobre si será o no adecuado tomar infusiones y tés en el embarazo.

Infusiones adecuadas para embarazadas
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar