Cómo tratar la diabetes gestacional
Embarazo

Diabetes gestacional: qué es, causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

La diabetes gestacional únicamente ocurre durante el embarazo, ya que se trata de un tipo de diabetes particular que solo sucede y se diagnostica en algún momento de la gestación. Significa que tienes niveles elevados de azúcar en la sangre. Sin embargo, estos niveles eran normales antes de estar embarazada.

Diabetes gestacional

Si te han diagnosticado de diabetes gestacional puedes estar tranquila, aunque es necesario seguir un estricto control dietético. Aún puedes tener un bebé perfectamente sano con la ayuda de tu médico y haciendo cosas simples para controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Luego, cuando tu bebé nazca, generalmente la diabetes gestacional desaparece. No obstante, es cierto que aumenta las probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 en un futuro, pero esto definitivamente no suele ocurrir en la mayoría de las ocasiones.

¿Cuáles son las causas de la diabetes gestacional?

Durante el embarazo, la placenta produce una serie de hormonas fundamentales para el correcto desarrollo de la gestación. Por tanto, son hormonas tan necesarias como imprescindibles para que el bebé crezca, se desarrolle, y por tanto el embarazo siga su curso.

Pero estas hormonas pueden conducir a que se ocasione una acumulación de glucosa en la sangre. Por lo general, el páncreas es capaz de producir la suficiente cantidad de insulina como para poder manejarlo sin problemas. Pero en algunas situaciones esto no es así, por lo que sus niveles de azúcar en la sangre aumentarán, pudiendo causar diabetes gestacional.

¿Tengo riesgo de padecer diabetes gestacional? Algunos factores a tener en cuenta

Se estima que la diabetes gestacional afecta a entre un 2 y un 10 por ciento de los embarazos cada año. A su vez, existen una serie de factores que pueden hacer que tengas un riesgo mayor de padecerla:

  • Tenías sobrepeso antes de quedarte embarazada.
  • Tienes niveles elevados de azúcar en la sangre, pero no lo suficientemente altos como para diagnosticarse diabetes.
  • Tener antecedentes familiares de diabetes.
  • Se trata de un segundo o tercer embarazo, y ya has tenido diabetes gestacional antes.
  • Tienes presión arterial elevada u otras complicaciones médicas.
  • Haz dado a luz a un bebé grande en un anterior embarazo.
  • Eres afroamericana, asiática, hispana o nativa americana.

El diagnóstico de la diabetes gestacional

Es habitual que la diabetes gestacional no se diagnostique hasta la segunda mitad del embarazo. Normalmente entre las semanas 24 y 28 de embarazo se realizan una serie de pruebas con el fin de descubrir si existen o no niveles elevados de glucosa en la sangre. Por ejemplo, se suelen llevar a cabo en el primer trimestre y también en el último.

Cómo se diagnostica la diabetes gestacional

Primero te tomarán una muestra de sangre. Luego tendrás que consumir una bebida excesivamente azucarada, y esperar una hora sin hacer ningún tipo de ejercicio ni moverte (lo habitual es aconsejar a la embarazada que se siente y descanse durante este tiempo). Pasados los 60 minutos tras haber tomado la bebida, se realizará un segundo análisis sanguíneo.

Este análisis servirá de muestra al médico, y le ayudará a descubrir cómo tu cuerpo es capaz de manejar todo este azúcar. Si los resultados muestran que tu nivel de azúcar en sangre es superior a un determinado límite (al menos 130 mg/dL o más), serán necesarias más pruebas.

Esto significa que será necesario evaluar tu nivel de azúcar en sangre en ayunas, y llevar a cabo una prueba de glucosa más larga, que se realizará durante un período de 3 horas. Es lo que técnicamente se conoce como prueba de la curva larga, y será necesario tomar una mayor cantidad de la bebida azucarada.

Puede ocurrir que, en esta prueba, los resultados sean normales, pero tengas un alto riesgo de padecer diabetes gestacional. Si es así, pero de momento no ha sido suficiente como para diagnosticarla, es posible que se necesite realizar una prueba de seguimiento más adelante.

¿Qué síntomas produce la diabetes gestacional?

Lo más habitual es que la mujer no sufra síntomas asociados a la diabetes gestacional. De hecho, generalmente lo más común es que no tengan síntomas.

No obstante, eso no significa que no puedan aparecer síntomas. Ocurre en raras ocasiones, especialmente si la diabetes está fuera de control. Pero si surgen, los más comunes son:

  • Sensación de una mayor cantidad de sed.
  • Sentir más hambre, y comer más.
  • Tener la necesidad de orinar más.

Cómo tratar la diabetes gestacional

¿Cómo se trata?

Para tratar la diabetes gestacional será necesario seguir una dieta lo más saludable posible. La práctica de ejercicio físico será igualmente fundamental, tratando de convertirlo en un hábito.

También será necesario revisar tus niveles de azúcar en la sangre, preferentemente cuatro o más veces al día, para asegurarte de que está bajo control. En cualquier caso, un análisis de orina ayudará a descubrir si hay cetonas en la orina, lo que significará que la enfermedad no está controlada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *