Cuál es el mejor té para la embarazada

Muchas embarazas optan por consumir ciertos tés de hierbas e infusiones durante la gestación con la idea de que es una opción excelente a la hora de mejorar la salud. Y, es cierto, muchos tés de hierbas proporcionan una fuente adicional de nutrientes de vital importancia en el embarazo, como es el caso del calcio, […]

Muchas embarazas optan por consumir ciertos tés de hierbas e infusiones durante la gestación con la idea de que es una opción excelente a la hora de mejorar la salud. Y, es cierto, muchos tés de hierbas proporcionan una fuente adicional de nutrientes de vital importancia en el embarazo, como es el caso del calcio, el hierro o el magnesio.

Beber té en el embarazo

Sin embargo, debido a la falta de estudios existentes sobre si en realidad este tipo de bebidas son totalmente seguras para la salud tanto de la embarazada como del bebé aún en desarrollo, la mayoría de autoridades sanitarias y muchos médicos recomiendan mantener cierta precaución a la hora de ingerir infusiones.

A la hora de hablar del té suele ser común pensar únicamente en la bebida elaborada a partir de las hojas obtenidas de la planta del té, como ocurre con las variedades de té negro, té verde, té rojo o té blanco (entre otros). Sin embargo, en realidad existen dos tipos diferentes de té (que no debemos confundir con las variedades de té en sí mismas): los tés herbales y los tés no herbales.

Dentro de los tés no herbales, el té negro se convierte en una de las variedades más consumidas. Incluye mezclas como el popular Earl Grey, típicamente usado en el desayuno inglés. También destaca el té verde, que posee un sabor algo más suave y delicado (en comparación con la ligera amargura que generalmente caracteriza al té negro). Mientras que, el té oolong es en realidad una combinación de ambas variedades.

En el caso de los té no herbales son una bebida elaborada a partir de las hojas de la planta del té. Y, a diferencia de los herbales, sí contienen cantidades variables no solo de antioxidantes, sino también de cafeína. Por tanto, cuanto mayor sea el tiempo de oxidación o fermentación, mayor será su nivel de cafeína.

Además, el tiempo de preparación, el tamaño de la hoja y también el tipo de té pueden influir directamente en la cantidad de cafeína que encontraremos en la taza de té. Aún así, variedades de té descafeinado (o popularmente conocidos como ‘desteinado’) también podrían contener cafeína, aunque en cantidades mucho más pequeñas.

Té rooibos

También podemos mencionar los tés herbales, que habitualmente también pueden ser denominadas bajo el término de infusiones. Son bebidas elaboradas a partir de las raíces, bayas, flores, semillas y hojas de una variedad de plantas, y no solo a partir de las hojas reales de la planta de té. De hecho, los auténticos tés herbales no contienen cafeína.

En lo que se refiere al contenido en cafeína, una taza de té negro o té verde contienen habitualmente alrededor de 40 a 50 miligramos de cafeína. Y una variedad descafeinada o desteinada aportará igualmente en torno a 4 miligramos.

Si tenemos en cuenta que por el momento existe cierta controversia sobre cuánta cantidad de cafeína es segura, o si es más adecuado evitarla por completo, muchos médicos aconsejan que, durante el embarazo, mientras menos cafeína se consuma mejor, para reducir el riesgo de problemas en la gestación y en el desarrollo adecuado del bebé.

Por tanto, ante la duda, solo el té rooibos es una de las variedades más seguras en el embarazo, ya que contiene antioxidantes y sin embargo no aporta en absoluto ninguna cantidad de cafeína. Además, los tés de hierbas son bebidas naturalmente libres de cafeína, por lo que este compuesto estimulante no sería un problema cuando la embarazada decide optar por este tipo de bebidas.

No obstante, existen también variedad de opiniones acerca de la seguridad de este tipo de tés, tanto para las mujeres embarazadas como para las no embarazas. El motivo es evidente: por el momento faltan datos sobre su seguridad, por lo que a ciencia cierta no se conocen sus efectos en el desarrollo del bebé.

Se cree que la mayoría de tés herbales son seguros siempre que se consuman en cantidades razonables. No obstante, ante cualquier duda lo más adecuado siempre es consultar con tu médico.

Tés seguros en el embarazo

¿Y qué ocurre con tés populares en el embarazo?

Probablemente sepas que existen determinados tés tremendamente populares durante la gestación, porque podrían ayudar a acelerar el parto, o incidir en que éste se adelante o se produzca.

Un buen ejemplo es el té de canela, que habitualmente se consume con la intención de producir el parto. O el té de hoja de frambuesa, que al parecer podría ayudar a disminuir la duración del trabajo de parto.

En cualquier caso, como te indicábamos, lo más sensato siempre es preguntar a tu médico, antes de consumir cualquier tipo de infusión o té.

Advertisement
Cuál es el mejor té para la embarazada
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar