Cómo hacer un exfoliante casero paso a paso

Los exfoliantes caseros están cada vez más de moda y es que nuestro cuerpo y nuestro rostro nota cuando estamos tratándolo con ingredientes totalmente naturales. En Internet vais a encontrar un montón de recetas de exfoliantes caseros y yo, después de haber probado muchos (¡un montón!) os puedo contar cuáles son mis recetas favoritas y cuáles funcionan como el exfoliante más caro del mercado pero, además, sin maltratar tanto nuestra piel.

Como sabéis, los exfoliantes faciales suelen ser un poquito más suaves que los exfoliantes corporales porque la piel de nuestro rostro es más delicada que la del resto del cuerpo. Por eso, suelo utilizar diferentes ingredientes dependiendo de si voy a utilizar el exfoliante para la cara o para el cuerpo. Aquí os dejo lo que utilizo en ambas ocasiones y cómo lo aplico.

Pero antes de nada, es importante que sepáis que los exfoliantes caseros tienen una vida de uso limitada. Es decir, no podemos hacer un bote gigante con nuestro exfoliante casero y guardarlo para utilizarlo durante un montón de tiempo. Al ser ingredientes naturales, no aguanta igual que un cosmético. Por eso, lo recomendable es hacerlo en botecitos pequeños, como un bote de crema facial que ya se haya gastado o de esos botecitos que se utilizan para viajar en el avión.

Sin embargo, mi recomendación es que no guardéis el exfoliante y que solo hagáis la cantidad que vayáis a usar en ese momento. Con lo que, con hacerlo en un bol o cualquier recipiente vale.

Cómo hacer un exfoliante facial casero

Tengo dos exfoliantes faciales caseros favoritos. Suelo aplicarlos los domingos por la mañana, cuando tengo un ratito para mí, pero también lo hago alguna vez que veo entre semana que mi piel necesita una limpieza en profundidad. Pero siempre aplico el exfoliante después de mi limpieza facial y antes de aplicar una mascarilla casera hidratante y mi crema habitual.

Exfoliante facial casero con miel y azúcar moreno

Esta receta me encantó desde el momento en que la probé. Lo único que tienes que hacer es preparar en un recipiente un poquito de azúcar moreno y una gotita de miel (no hay que echar demasiado o será muy complicada la aplicación). El grano del azúcar es muy suave, por lo que es el ingrediente que suelo utilizar para los exfoliantes faciales. Y la miel es perfecta para darle un toque hidratante y para aplicar bien el exfoliante. Utilizo una brocha vieja para ayudarme.

Exfoliante facial casero con café y yogur

Y esta es mi segunda receta favorita. Por el olor, suelo utilizar más esta receta en invierno y en verano me inclino más por la miel y el azúcar. El café es un gran hidratante para tu piel y para activarla, además de ser un grano muy suave que no será muy fuerte para tu rostro. Y en este caso, el ingrediente hidratante es el yogur. Si quieres que esta mascarilla te sirva para despertar el rostro por completo, te recomiendo ponerlo en la nevera un ratito y el yogur frío, con la mezcla del café, harán que te despiertes en un minuto.

Aunque estas recetas son las que más me gustan, a veces las varío. Por ejemplo, puedo aplicar azúcar moreno con unas gotitas de zumo de limón que también es muy bueno para la piel. O puedo mezclar el café con una gotita de leche, etc. De hecho, puedes probar con diferentes ingredientes hasta que des con el resultado que más te guste. Lo único que tienes que procurar es que el grano sea suave y mezclarlo con otro ingrediente que ayude a hidratar.

Cómo hacer un exfoliante corporal casero

El exfoliante corporal casero también suelo utilizarlo en domingo. A veces me doy un baño con una de mis bombas de baño caseras y otras veces opto por una ducha energizante en la que aprovecho para aplicar mi exfoliante natural.

Además de este día, suelo exfoliarme el cuerpo otros dos días de la semana. Normalmente lo hago un día sí y otro día no, para dejar la piel descansar un día. Entre semana utilizo uno de mis productos favoritos de Mercadona: el exfoliante corporal de ducha. Es muy fácil de aplicar y entre semana, que tengo menos tiempo, lo aplico en un minuto, lo retiro y ya me deja la piel suave.

Pero el domingo, que tengo más tiempo. Me gusta darle el capricho a mi piel y cuidarla un poco más con un exfoliante corporal casero. Aquí os cuento mi receta:

  • Sal rosa del Himalaya
  • Dos cucharadas de aceite de coco
  • Una cucharada de zumo de limón

La sal rosa del Himalaya, además de tener muchas propiedades beneficiosas para la salud, también es un exfoliante natural muy bueno. Es recomendable para el exfoliante corporal porque el grano es un poco más gordito que el del azúcar y, por lo tanto, más potente para retirar toda la suciedad de nuestra piel y dejarla bien suave. Después lo mezclo con el aceite de coco que, como ya sabéis, es uno de mis ingredientes naturales favoritos para hacer todo tipo de cosméticos naturales, desde mascarillas de pelo (si quieres ver cómo mantengo mi pelo hidratado, te lo conté en Trucos para hidratar el pelo) hasta cremas faciales caseras. El aceite de coco ayudará a esparcir bien el grano de la sal y a hidratar nuestra piel mientras se exfolia. Por último, un poquito de zumo de limón le da un olor muy agradable a la piel.

En este artículo te conté para qué uso yo el aceite de coco: Usos del aceite de coco, propiedades y beneficios para la piel y la salud

Después de aplicar este exfoliante mientras me ducho, lo retiro con agua. Procuro hacerlo con agua fría para activar la circulación de todo el cuerpo pero, no os voy a mentir, a veces me cuesta demasiado y simplemente lo retiro con agua templada. Después aplico mi crema corporal favorita.

¿Probaréis mis recetas? Si es así, dejadme en comentarios qué tal os han funcionado 🙂

Cómo hacer un exfoliante casero paso a paso
3
3.00 - 1 Voto

También te puede interesar