Cómo el alcohol afecta al bebé

Aunque algunos estudios científicos han mostrado resultados contradictorios, la mayoría de los médicos coinciden en señalar que no se debería beber alcohol durante el embarazo, no solo a lo largo de los 9 meses que dura la gestación, sino también incluso antes de que la concepción se produzca. Incluso en pequeñas cantidades, no existe una investigación […]

Aunque algunos estudios científicos han mostrado resultados contradictorios, la mayoría de los médicos coinciden en señalar que no se debería beber alcohol durante el embarazo, no solo a lo largo de los 9 meses que dura la gestación, sino también incluso antes de que la concepción se produzca.

Efectos del alcohol en el embarazo

Incluso en pequeñas cantidades, no existe una investigación médica o científica concluyente que indique que beber alcohol durante el embarazo sea una apuesta completamente segura. Es decir, que beber una copa o dos incluso al comienzo de la gestación pueda no suponer algún problema para el bebé que se desarrollará en un futuro próximo.

De ahí que la mayor parte de los médicos, y prácticamente todas las autoridades sanitarias, recomienden dejar de consumir alcohol durante el embarazo. Aunque es cierto que, también, lo más prudente sea pedir consejo a tu médico. No obstante, seguramente te aconseje precisamente eso: no solo reducirlo a cantidades mínimas, sino prácticamente eliminarlo por completo durante toda la gestación.

Cómo afecta el consumo de alcohol durante el embarazo al bebé

Tal y como SÍ demuestran la mayoría de estudios, beber alcohol en cualquier momento del embarazo puede causar serios problemas de salud al bebé, independientemente del tipo de bebida alcohólica que sea: vino, cerveza, licores…

Cuando se bebe alcohol durante el embarazo, éste pasa a la sangre y de ahí rápidamente a través de la placenta y el cordón umbilical, llegando el pocos minutos al bebé. Debemos tener en cuenta que la placenta crece en el útero (o matriz), y suministra oxígeno y alimentos al bebé a través del cordón umbilical.

Por tanto, beber cualquier cantidad de alcohol -por mínima que ésta sea- en cualquier momento del embarazo puede llegar al bebé rápidamente, pudiendo causarle daño en el cerebro y otros órganos que, dicho sea de paso, aún se encuentran en pleno desarrollo.

De hecho, debemos marcarnos lo siguiente a fuego: ninguna cantidad de alcohol ha demostrado ser segura en ningún momento durante el embarazo.

De ahí que no exista en realidad ningún momento que pudiera ser considerado como seguro, cuando se relaciona el consumo de alcohol con el embarazo. Incluso antes de saber que estás embarazada, ya que pueden transcurrir perfectamente entre 4 a 6 semanas desde el momento de la concepción, y sin embargo no enterarte de que lo estás hasta que tienes la primera pérdida y te realizas una prueba de embarazo casera.

Consumo de alcohol y embarazada

¿Y cuáles son los problemas que puede causar en el bebé el consumo de alcohol? A continuación te los descubrimos:

  • Defectos de nacimiento. Como por ejemplo defectos cardíacos (del corazón), problemas de audición o problemas de visión. Cuando hablamos de defectos de nacimiento son afecciones o problemas que están presentes en el bebé al momento de nacer, lo que significa que se han producido en algún momento del embarazo, antes del nacimiento. Estos defectos pueden cambiar la forma o funcionalidad de una o más partes del cuerpo.
  • Daño cerebral y problemas de crecimiento y/o desarrollo.
  • Nacimiento prematuro. Un bebé nace prematuramente cuando llega al mundo antes de las 37 semanas de embarazo. Se sabe que los bebés prematuros pueden tener serios problemas de salud al nacer, y posteriormente a lo largo de su vida.
  • Trastornos del espectro alcohólico fetal. Los niños con TEAF pueden tener una amplia diversidad de problemas, desde problemas con el desarrollo hasta discapacidades intelectuales. Y puede causar problemas para que, en un futuro, el bebé pueda aprender a comunicarse o relacionarse con los demás. Además, puede ocasionar problemas o retrasos también en el desarrollo físico del niño.
  • Bajo peso al nacer. Ocurre cuando el bebé nace con menos de 2,5 kg. Si pesa menos de 1,5 kg. es considerado como un bebé de muy bajo peso al nacer.  Y si pesa menos de 1.000 gramos es considerado como extremadamente pequeño.
  • Aborto espontáneo. Ocurre cuando el bebé muere en el útero materno antes de las 20 semanas de embarazo.
  • Nacimiento de un bebé muerto. Ocurre cuando el bebé muere en el interior del útero materno después de las 20 semanas de embarazo.

Por tanto, si no bebes alcohol durante el embarazo el bebé no podrá tener trastornos relacionados con el espectro alcohólico fetal, ni en definitiva ningún otro problema de salud ocasionado por este tipo de bebidas. Así que si estás embarazada, estás buscando un embarazo o crees que lo puedes estar, lo mejor es no tomar alcohol, si quiera en pequeñas cantidades.

Cómo el alcohol afecta al bebé
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar